Hormigas y caracoles

Combate a hormigas y caracoles

Todos los que tienen plantas, tarde o temprano, tienen que lidiar con ellos. La primer medida es estar alerta, esto significa fijarse todos los días si vemos hormigas circulando o daños en alguna planta. Es una tarea cotidiana si queremos evitar daños mayores. Pueden tomarse medidas preventivas, pero si ya constatamos daños o encontramos un camino de hormigas bien establecido o rastros del pasaje de un caracol, deben utilizarse algunos preparados específicos para ahuyentarlos o eliminarlos.

Comencemos por las medidas preventivas: plantar lavandas, o poner manojos de lavanda entre las plantas amenazadas aleja las hormigas. También otras especies como el piretro, el perejil u otras arómáticas cuyo aroma no les gusta y si bien no las mata, las desvían hacia otras plantas que están más alejadas. 

Se pueden ahuyentar con un preparado que se hace con los "coquitos" o semillas del Paraíso. En 10 litros de agua, se dejan en remojo por unos 15 días medio quilo de frutos maduros machacados. Al cabo de ese período lo filtramos obteniendo un líquido que echamos sobre los caminos de hormigas o en las cercanías de las plantas que queramos proteger.

Para acabar con el hormiguero, se coloca arroz quebrado al costado del camino. Ellas lo cargan y lo llevan a la cueva. Este procedimiento hay que repetirlo algunos días, poniendo siempre montoncitos de arroz (una o dos cucharadas en cada montón) que ellas llevarán a la hoya (nido).
El arroz absorbe la humedad del hormiguero (igual que cuando ponemos arroz en el salero para que no se humedezca la sal), secando el hongo que las alimenta. Por eso es importante ponerlo en lugar bien seco o protegido del agua.

Estos métodos no acarrean ningún daño ni peligro para el medioambiente, o para la salud de animales y personas pero las hormigas son inteligentes y aprenden. Cuando notamos que las medidas que tomamos no surten más efecto, hay que cambiarlas. Existe un veneno granulado que se coloca de la misma manera que el arroz quebrado, pero teniendo mucho cuidado de hacerlo en horas que no haya rocío o humedad, colocándolo en un recipiente que lo proteja. Una buena solución es utilizar envases plásticos chicos de refresco, cortados al medio y bien secos, latas pequeñas, como las de atún, puestos de lado, de manera que tengan una pared contra el suelo y la otra como "techo".

Los caracoles se combaten con sal fina, colocándola en los bordes de macetas y canteros, esto los mata al instante. Pero para eliminar no sólo los caracoles, sino también los huevos, hay que tomarse el trabajo de juntarlos y ponerlos en un recipiente con sal, de esta forma los vamos a tener controlados. Poner particular atención cuando hay plaga de caracolitos bebés, pues hay que mirar detenidamente cada hoja y sus tallos, sacarlos y ponerlos en la sal.
Poner recipientes pequeños con cerveza debajo de las plantas, semienterrados, es muy efectivo. Una vez que caen dentro no pueden salir y mueren ahogados.
Es aconsejable tener aireadas las plantas para que ellos no se agolpen y aniden. Por último, hay a la venta un cebo caracolicida sumamente efectivo, pero es muy tóxico, hay que ponerlo entre las plantas, directamente sobre la tierra. Mata babosas también.

Silvia y Juan de Vivero Bello jardín.

Hormigas y caracoles
Hormigas y caracoles
Hormigas y caracoles